La muerte en la ficción




Antes de empezar, la muerte es siempre un tema difícil, y lamento si a alguien no le resulta oportuno, ya que mi intención no es ofender o frivolizar. Es algo que forma parte de la vida, y si queremos hacer a nuestros personajes creíbles y humanos, esta es una parte que hay que investigar y comprender… ¡como todas las demás!

Y es que muchas veces da la impresión de que en la ficción, tratamos la muerte de forma poco realista o sin un objetivo concreto y bien meditado.





LA MUERTE DE UN PERSONAJE HA DE TENER UN OBJETIVO

En el cómic no tenemos mucho tiempo ni espacio para deleitarnos con escenas bonitas o impactantes pero carentes de significado. Todo lo que introduzcamos ha de llevar a alguna parte.

Lo mismo sucede con la muerte. Ha de introducir una nueva variable (dar información importante, despertar la sed de venganza en otro personaje, que alguien realice algún descubrimiento…), o bien, cerrar un problema ya existente (el personaje se sacrifica para salvar a los demás, nos transmite una enseñanza final, o incluso, simplemente, quitamos de en medio a un personaje que ya no es útil). ¡O ambas opciones a la vez!


LA MUERTE COMO ELEMENTO DEFINITORIO DE UNA CULTURA

También te puede servir para afianzar o perfilar el contexto en el que se desarrolla tu historia. Si observas, cada cultura tiene o ha tenido (ya desde la Prehistoria) unos ritos o creencias particulares… que además suelen ser muy definitorios del estilo de vida.

Aprovéchate de ello y muestra en qué creen o cuál es la mentalidad de ese mundo, pueblo o personaje.



LA MUERTE DE UN PERSONAJE PARA EL AUTOR

Es común que tras páginas y páginas dibujando a los mismos seres, esforzándonos por plasmar sus emociones, sus sueños… nos encariñemos con ellos. A algunos autores les encanta hacer sufrir a sus personajes, a otros les cuesta más y a otros… no les tiembla el pulso a la hora de terminar con sus vidas (G. R. R Martin es un maestro en eso).

Sin embargo, creo que puedo afirmar que la mayoría, y más si somos novatos en esto, comenzamos creando personajes que tienen mucho de nosotros o de personas a las que queremos. Me explico,  para construirlos, introducimos en ellos elementos de personas cercanas (comportamiento, carácter, vestuario…) o propios (lo que nosotros somos o incluso, lo que soñamos con ser). Eso nos dificulta aún más la tarea de tener la mente fría y “eliminarlos del tablero”.

Y es que “eliminar del tablero” significa cerrar un puerta completamente. No hay marcha atrás, y ese personaje que trabajaste tan detalladamente no podrás volverlo a utilizar, ni como peón, ni como torre, ni como alfil. Hay que estar muy seguro de que eso es realmente lo que queremos, de que no lo vamos a necesitar en ninguna secuela… etc.

Las muertes de protagonistas son escasas, y más aún si todavía no han logrado su objetivo. Eso puede ser un gran punto de originalidad, pero a la vez, te arriesgas (y mucho) a que los lectores se lleven un mal sabor de boca… Pero tú eres el creador y tú mandas (en el punto siguiente me extiendo más acerca de esto).

En cambio, las de los secundarios son más abundantes, pues sirven para motivar o desmotivar al protagonista, para aportarle algo que le ayudará en su misión… etc, en resumen, son parte de su camino como “héroe” (incluso si es una historia de la vida cotidiana).


LA MUERTE DE CARA A LOS LECTORES

Supongamos que hemos superado las reticencias de eliminar a nuestro personaje principal, ya sea un personaje querido u odiado, ya vaya a ser su muerte útil o inútil… etc. Pero, ¿cómo se lo tomará el público?

Bien, para empezar, nunca llueve a gusto de todos, así que lo primero en lo que has de pensar es en qué encaja mejor con tu historia, qué es vital en ella para que mantenga su esencia (y lo que quieres transmitir) y qué no.

La muerte de un protagonista puede cambiar totalmente la historia y la sensación que el lector se lleva de ella. Si el hecho de que muera, (o que viva), está justificado, tiene sentido y ha servido para algo, aunque la sensación sea agridulce, el lector no tiene por qué sentirse decepcionado.

Es más, muchas veces nos resulta lícito que para conseguir su objetivo, el protagonista pierda algo, un pequeño sacrificio (ya no hablo de morir), pues al fin y al cabo, lo demasiado perfecto también nos mosquea, y el camino de “protagonista” nunca es un camino fácil.

Formas de morir existen muchas: en la guerra, en un accidente, un asesinato, por una enfermedad o incluso por suicidio. Cada una tendrás que tratarla de una forma diferente, y sería aconsejable que las mostraras todas ellas con respeto y con cuidado, pues hay temas que no son tan ligeros como otros. Si eres un transgresor y todo te da igual (XD), adelante, pero tendrás que asumir también los riesgos que conlleva el ser provocador y tratar temas que a muchos les incomodan o prefieren dejar aparte.



EL "PARECE QUE ME MUERO, PERO NO"

En muchas ocasiones, los personajes acaban heridos y terminan muriendo (mientras sus fans lloran), pero luego, ¡sorpresa!, en el siguiente capítulo, descubrimos que nos han engañado como a tontos y no llegaron a morir.

Se podría considerar un giro argumental, pero también “el cliché de los clichés”, presente en un montón de películas y series. Pero tampoco nos cerremos en banda: puede ser algo más que un mero tópico.

Desde el punto de vista de la trama, puede ayudar al personaje a “renacer” (que se dé cuenta de lo que realmente le importa, que esa experiencia le marque para toda su vida, que cambie su forma de ser… etc), pero también puede afectar a los demás personajes (darse cuenta de lo que el “convaleciente” significa en realidad para ellos.. etc). También puedes utilizarlo como un recurso más de carácter humorístico. De cara al público, si se trata de un personaje muy popular, ten por seguro que lograrás mantener su atención e incluso es una forma muy efectiva de hacer que al personaje en cuestión se le ”quiera” más ante su inminente muerte. Así somos: no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos… o estamos a punto de ello (XD).

Sin embargo, estamos tan acostumbrados a este tipo de “trampas”, que de hecho, es probable que nos chocara que un personaje en esa situación muriera de verdad. A estas alturas, somos muy difíciles de engañar.

También está el caso de las resurrecciones. En este último, es diferente, pues el personaje SÍ ha llegado a estar muerto de verdad y algo o alguien (alguna clase de magia, por ejemplo) le ha hecho volver a la vida. Esto puede tener consecuencias para tu historia: el personaje podría no ser el mismo de antes o su resurrección podría traerle problemas (como tener que compensar esa nueva vida con algo).

El caso de las muertes fingidas puede ser un punto muy interesante. No es un recurso tan explotado como otros, y eso ya es un plus, pero tendrás que saberlo llevar correctamente: asegúrate de que todos los cabos están atados y que todo tiene sentido. El resto, depende de tu habilidad para engañar al lector.

Por último, me gustaría señalar también el caso del protagonista muerto, que en ocasiones puede ser un recurso muy sorprendente (¿Recordáis la película El sexto sentido?)

Fotograma de El sexto sentido

OTROS CLICHÉS NO MUY VERACES

Pongámonos en una supuesta situación: el héroe (aunque esto es aplicable a cualquier tipo de historia) ha recibido un flechazo (o varios, si os va el gore XD) ante los que nada se puede hacer. Y ante ello (y en líneas generales), o bien cae y le transmite un mensaje a otra persona, o bien comienza a liarse a tortas para llevarse a unos cuantos con él.

Y sí, es cierto que en situaciones límite reaccionamos de forma imprevisible, sorprendiéndonos incluso a nosotros mismos, porque es en esos momentos cuando toda nuestra fuerza se pone de manifiesto…. o toda nuestra debilidad y fragilidad.

Pero no olvidemos que es humano temer a la muerte. Por eso, un consejo: si decidís que el héroe malherido ha de decir unas últimas palabras, está bien, mantenedle algo de dignidad (al fin y al cabo, es el héroe), pero no toda. Preguntaros, conociendo la personalidad del personaje: ¿mantendría la calma con una flecha atravesándole? ¿Tendría miedo? ¿Lloraría? ¿La ira le haría levantarse para seguir luchando? ¿Tan fuertes son sus motivos para luchar? ¿O se rendiría?

Igualmente, lo mismo sucede con las reacciones de sus amigos, compañeros o familiares. No olvidéis que cada persona vive las pérdidas de una forma diferente, pero que en general, asumir un adiós para siempre es un proceso largo. Aunque unos personajes se hagan los duros, o sean muy fríos, o sean muy optimistas… ese hecho estará presente en sus mentes por quién sabe cuanto tiempo.



CONLUSIONES

Este es un tema muy extenso, y pese a la longitud de la entrada, seguro que me he dejado muchas cosas en el tintero. Medita acerca de tu personaje y dale un final también acorde a él o ella. ¿Consideras que mantendría la calma? Pues perfecto. Al final, lo que importa no es que algo sea cliché o no cliché, lo que importa es que sea coherente con lo demás. (Con el personaje y con la historia) Lo mismo con el ya mencionado “parece que me muero, pero no”. Si encaja, sirve de algo y no abusas de ese recurso, pues adelante con ello.

Recordad que esa muerte ha de ser preferentemente útil (desencadenar de algo, cambiar algo, terminar con algo…). Aunque como siempre, las normas están para romperlas, pues ya que tenemos esa libertad, podemos hacer con nuestra obra lo que queramos.

¿Y a vosotros? ¿Os gustan las historias en las que ningún personaje está a salvo, o preferís cuando sabéis que el protagonista logrará su objetivo? ¿Y respecto a vuestras propias historias?

¡Espero que os sea útil! Un abrazo y hasta la próxima entrada.

14 comentarios:

  1. Pues ha sido un tema ''curioso'' que nunca me hubiera imaginado que se trataria en Sutori pero que a la par me parece una pieza indispensable para que los personajes de una historia parezcan más humanos.
    Generalmente a mi me gusta que hayan muertes en las historias,lo hace todo más creible, y si hablamos de manga aun más Ataque a los titanes (Shingeki no kyojin) Es un buen ejemplo, después esta Fullmetal Alchemist,donde la muerte de cierto personaje ayuda hacer que otros desenvolupen nuevos objetivos,odio las historias donde nunca muere alguien,por ejemplo la última saga de Fairy Tail con la No muerte de Gray,detestable.En resumen,soy partidario de que haya muertes,si es en el bando de los buenos mejor, eso le da un toque más real a la obra, un buen ejemplo de estado de shock por la muerte de un protagonista,es como reacciona Luffy ante la de Ace.

    ResponderEliminar
  2. Me ha matado lo de "G.R.R Martin es un maestro en eso" XD en sus obras no se salva ninguno XD pues a mi me gustan los dos tipo de historia, aunque creo que tiene mucha mas emoción saber que el héroe de la historia puede caer de un momento a otro. Eso es lo bueno que tiene Martin, no sabes lo que te puedes esperar de él y encima siempre le sale bien, en principio parece que con el giro argumental que ha dado se ha cargado la historia y aun así le sale. Supongo que eso es una habilidad que tiene uno de forma natural

    ResponderEliminar
  3. valla, es muy interesante, yo siempre he sido partidario de matar a mis personajes,el lector sabe que la historia es mas realista así, de echo en el segundo capitulo de mi manga muere uno jajaja XD, pero en serio, felicidades por el post, yo agregaría que si un personaje se salva absurdamente de la muerte no es bien visto por ningún lector, por ejemplo aquel hombre pájaro que le "estallo" la bomba en One Piece, o como en Fairy tail : / aberrante.

    ResponderEliminar
  4. Cuando comentaste sobre la muerte del prota, pensé en Gantz... No sé por qué xD...

    Muy buen artículo, útil para evitar los/as 'Mary Sue's...

    ResponderEliminar
  5. Este es un tema bastante curioso. A mí generalmente me gustan las historias donde mueren personajes alguna que otra vez. Resulta un hecho impactante e impredecible, y tanto el lector como los personajes pueden darse cuenta de que existe un riesgo y una amenaza real. Una historia en la que los personajes siempre acaban ilesos tras cada batalla siempre tendrá tendencia a ser lineal, predecible y monotemática.
    Aunque una vez más, todo depende del desarrollo de la historia. Una historia donde las muertes no aportan ningún tipo de peso argumental es tan pésima como una historia monotemática. A su vez, una historia en la que nadie muere, pero que esté bien desarrollada y su argumento sea emocionante, no tiene por qué necesitar ninguna muerte.
    Las muertes fingidas la mayoría a estas alturas me parecen demasiado cliché, además de ser algo decepcionantes. Es un buen recurso para dar paso a una escena dramática sin tener que deshacerte del personaje, pero a mí como fan me deja una frustración del tipo "CON LO QUE ME HE HARTADO DE LLORAR POR TI AHORA POR MIS ******* QUE MUERTO TE VAS A QUEDAR" XDDDD. Las resurrecciones no me disgustan tanto, pero depende de cómo se hagan (por ejemplo, detesto las que son en segundo plano, o las que se hacen de forma instantánea chasqueando los dedos).
    Sigue siendo una excusa barata para dar la falsa sensación de que pasan cosas chungas, pero en realidad es el tipo de historia donde nunca muere nadie. Se hace repetitivo y por eso se acaba volviendo predecible. Está el caso de Naruto, por ejemplo. No lo sigo, pero cada vez que pasa algo emocionante, mi hermano me comenta, entre otras cosas, por ejemplo, "X personaje ha resucitado!", y mi reacción, en vez de sorpresa, suele ser "Ah, pero ese no ha muerto y resucitado ya como 3 veces?".
    Otro caso que quiero comentar, si alguno lo conoce por aquí, es el de Homestuck. Homestuck es un webcómic donde mueren muchos personajes, y mueren de verdad (de hecho, a menudo parodian a su autor, Andrew Hussie, como un sádico psicópata xDDD). Sin embargo, los personajes que mueren nunca desaparecen del todo: sus réplicas fantasma viven en un extraño plano del más allá hechos por fragmentos de memoria de todos los personajes, con el que los personajes vivos también pueden interactuar de vez en cuando. Esto puede o no puede ser un recurso para mantener a los personajes "con vida", pero sí es cierto que la gran mayoría de los fantasmas no vuelven a aportar peso argumental, y aparecen simplemente como guiños de fondo. Se sabe que, una vez un personaje esté muerto, aunque no sea borrado del mapa, deja de tener influencia sobre el argumento principal.
    Ya sea como protagonista o como personaje de fondo, el recurso de los muertos que se convierten en fantasmas sí que es un recurso que me gusta, porque quiera que no implica un cambio completo en el estilo de vida anterior del personaje, y es un cambio permanente en la mayoría de los casos. Bien elaborado, puede dar paso a una buena línea argumental, o incluso a renovar por completo la anterior.

    Es verdad que a menudo da lástima cuando se muere de forma definitiva un personaje de una serie que te gusta. Pero bueno, lo queramos o no, la gente se muere, y no se puede remediar si el autor ha decidido que sea necesario para el avance del argumento. Al menos siempre nos queda el beneficio de la memoria, y el personaje sigue vivo en nuestros corazones mientras nos queden momentos memorables que recordar, fanarts y derivados :P
    A mí personalmente como autora me cuesta muchísimo matar a mis personajes XD No sólo porque es decirle adiós a todo un trabajo de desarrollo de personaje, y porque no podré utilizarlos más, sino porque me encariño muchísimo con ellos. Aun así, comprendo que no hay otro remedio que recurrir a ello de vez en cuando, así que en el futuro planearé algunas muertes ^^;

    ResponderEliminar
  6. De hecho, estaba pensando en que en mi cómic algún personaje acabara muriendo, pero no llegué a plantearme el comportamiento de los otros en profundidad (solo el del protagonista) por lo que tendré que darle más vueltas...
    Tampoco estoy muy seguro de si llegaré a matar algún personaje o no, a parte de porque me da algo de penita (xD), sobretodo por lo de la utilidad. Es algo que no llegué a planteármelo para nada, y la muerte de la que hablo aporta poco a la trama. Sin duda, pensaré en ello. No quiero que sea algo inútil pero tampoco quiero descartar la posibilidad.

    Respecto a lo que has mencionado de las "falsas muertes"... no me gustan nada xD Sobretodo cuando el capítulo termina con la muerte. A mí no me importa que los personajes mueran y cosas por el estilo, le da más realismo a la historia y, en cierto modo, la enriquece. Pero eso de que luego revivan como si nada me molesta. Sobretodo si esta muerte sí que no aporta nada en la historia o, en caso contrario, solo sirve para avivar el tópico y salvar a todo el mundo con ello. Son capítulos prácticamente inútiles... Supongo que en buenos contextos nunca está de más.

    Bueno, nada más que añadir. Muy buen artículo ^^

    ResponderEliminar
  7. Muy buen artículo.

    La vida tiene el valor que el escritor le da en la obra.

    Si en la obra no muere nadie, la vida tiene un valor muy alto, y por tanto una muerte puede causar en el espectador un sentimiento muy intenso.

    Si en la obra muere mucha gente (guerra, zombies, etc.), la vida tiene un valor bajísimo: en este caso las muertes pueden transmitir muy poco o incluso nada, dependiendo del personaje.

    Entre esos dos extremos hay puntos medios interesantes.

    Y luego hay obras (como Dragonball) en las que morirse no cambia demasiado tu vida, así que la vida no tiene NADA de valor (xD).

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante, un tema que casi nunca se toca, ya era hora de que alguien lo pusiera sobre el tablero XD

    A mí me gustan las dos clases de historia, aunque la zozobra de si lo lograrán hasta el final o no le da mucha especia a una historia >vo Lo que me molesta, además de las muertes inútiles o las "resurrecciones" absurdas, es las muertes previsibles. Nunca les pasó que cuando un determinado personaje muere, uno no termina de sorprenderse? O vuelve atrás en la historia y se da cuenta de que varias líneas apuntaban en esa dirección? Ya sea porque la muerte cierra con moño rojo una trama que ya se venía previendo, o por el simple hecho de que se le presta excesiva y sospechosa atención a ese personaje particular?

    Es eso un error de guión, o simplemente que nada me viene bien? Cómo evitar esa clase de sensación en el lector?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea un error! Si lo piensas, es normal que se le preste más atención a un personaje en sus últimos momentos, y que gane mucho protagonismo para tener un "final bonito". Hay algunos autores que incluso lo planean de esa forma, dejando pequeñas pistas y guiños, precisamente para que a los lectores les pique la curiosidad y traten de sacar conclusiones. No tiene nada de malo, porque en eso consiste parte del factor misterio, al fin y al cabo!
      Normalmente no deberías por qué sentirte tan decepcionado de predecir acontecimientos. En parte eso demuestra que eres un buen fan: te metes mucho en la trama, sabes fijarte en los detalles y prestas mucha atención a la historia. A no ser que el supuesto secreto esté muy mal guardado y la historia realmente sea obvia y predecible...

      Eliminar
  9. Muy bueno el post, algo que falto mencionar es qué sucede cuando muere un personaje y luego aparece nuevamente como un fantasma o un recuerdo recurrente, como en los caballeros del zodiaco... El que un personaje reviva no me gusta mucho, se hace demasiado fácil y no me convence, por ejemplo la muerte y resurrección reciente de Orochimaru, yo sabía que no había muerto de verdad, pero al volver hizo grandes cambios muy significativos a la trama.
    Otro aspecto que a mí me gusta mucho son los viajeros del tiempo, ellos pueden morir y seguir vivos al mismo tiempo, según que tipo de línea temporal podrían morir verdiones futuras o alternas de estos personajes y luego aparecer desde otro tiempo anterior a su muerte, y lo más triste de la situación es el cómo reaccionan aquellos que le quieren al verlo vivo y no poder contarle que han visto como ya a muerto su versión futura. Es un gran enredo, por lo que me encata!!! XD
    Y la muerte no sólo afecta en cómo uno desaparce, qué ocurre con aquellos que son inmortales y deben ver cómo mueren sus seres queridos.
    Yo trabajo mucho estos aspectos en mis comics, tengo la ambición de hacer sufrir a los lectores por mis personajes.
    XD

    ResponderEliminar
  10. Excelente! Justo estuve estos días planteándome la muerte de unos de los protagonistas. Bien gore y triste es lo que quiero :P Pobrecito...

    Yo me encariño demasiado con algunos personajes y con otros no tanto. Me suelo encariñar con los que más desarrollo... Y a uno de ellos lo maté ._. Después termino estando dos días deprimida pero bueno.
    Veo a la muerte como un recurso muy necesario para engancharme en la historia, sino me aburro. Soy medio sádica, ya sé. Y a mis lectores los quiero hacer sufrir y llorar a montones.

    Normalmente no suelo revivir personajes y eso de la muerte fingida lo detesto con toda mi alma así que nunca lo uso. Siempre quiero causar una gran impresión en los otros personajes, que les cambie algo en su cabecilla.

    Lo que me habría gustado leer en tu artículo, sería la muerte en los finales. Tanto para los héroes como para los villanos.

    ResponderEliminar
  11. Tienes razón, algunos echan de uno mismo o de cercanos para crear personajes, como yo (Casi siempre lo hago, me cuesta crear de cero) y se "encariñan", pero yo no XD
    No soy fácil de encariñarme con algo ficticio, por que sé que no es verdad y no pasa nada. En un manga que lo pensé en mi mente, sin anotar ni nada, me basé en la vida real para crear personajes: Yo y la chica que me gusta (Jeje) y como a uno le encantaría estar con alguien que amas, pues los unes en una historia. Eso hice yo, tuvieron hijos y al final los terminé matando a los dos, y no me dio ningun sentimiento en especial, y tambien maté al hijo mayor (JAJAJA, muertes everywhere).

    Realmente si hago mangas de guerra en que la muerte es excesiva, al unico que le gustaría sería a un amigo sádico: Estuvo llorando por que vio una pelicula y hubo muerte fingida, en serio ._.

    Jaja, creo que me voy pasando con el comentario y agrego extras :) Bueno, mi opinion es esa, y quiero que conozcan a mi amigo, seguro que si le matan a un personaje enfrente de el se cae a carcajadas :D

    ResponderEliminar
  12. La verdad, creo que las muertes NO ABUSIVAS le dan un toque más maduro a la trama. El hecho de que un compañero muera siempre afecta de alguna manera en la historia además del hecho de que el personaje este muerto. Y sobre matar a los villanos, es un recurso típico pero no necesario, púes también son parte de la historia y por tanto tienen peso en esta. Yo por mi parte no suelo matar a mis personajes, pero simplemente porque no es su momento, y cuando lo hago suelo ser un poco cabrón, la verdad (me gusta hacer sufrir XD). De hecho disfruto más cuanto mejor creo que es el personaje, cuanto más me encariño con el, cuando mejor es su relación con el resto ¡Zaas! A tomar por saco.

    Creo que soy un ser despiadado en el fondo de mi corazón... (-_-)

    ResponderEliminar
  13. La verdad, creo que las muertes NO ABUSIVAS le dan un toque más maduro a la trama. El hecho de que un compañero muera siempre afecta de alguna manera en la historia además del hecho de que el personaje este muerto. Y sobre matar a los villanos, es un recurso típico pero no necesario, púes también son parte de la historia y por tanto tienen peso en esta. Yo por mi parte no suelo matar a mis personajes, pero simplemente porque no es su momento, y cuando lo hago suelo ser un poco cabrón, la verdad (me gusta hacer sufrir XD). De hecho disfruto más cuanto mejor creo que es el personaje, cuanto más me encariño con el, cuando mejor es su relación con el resto ¡Zaas! A tomar por saco.

    Creo que soy un ser despiadado en el fondo de mi corazón... (-_-)

    ResponderEliminar

# No escribas algo que no esté relacionado con la noticia
# Expresa tus opiniones, pero de forma educada y respetuosa
# Escribe correctamente para que todos puedan entenderte