3 consejos para crear personajes

Seguro que muchos de vosotros estáis creando un nuevo manga o diseñando nuevos personajes para vuestro actual trabajo. Siempre solemos escribir pequeñas listas de consejos que nos ayudan a pensar y que estimulan nuestra creatividad a la hora de crear al personaje.

Hoy quiero hablar un poco de la creación del personaje en cuanto a personalidad. Si algo nos atrapa de una obra son sus personajes. Recordamos con cariño a personajes entrañables de nuestras obras favoritas, ya sean protagonistas o secundarios. Me gustaría reflexionar sobre tres puntos clave a la hora de crear un personaje en un manga.




1. Busca un buen nombre. El nombre del personaje es algo bastante importante. Dicen que el nombre puede definir el destino de una persona, o que una gran persona puede dar valor a un nombre que no lo tenía, y eso no es diferente con los personajes. Si el personaje es importante en la historia escoge un nombre con sumo cuidado. Sería buena idea evitar que el nombre se parezca demasiado o sea igual que el nombre de algún personaje extremadamente popular (no de manga, de cualquier ámbito).

Si tu obra está pensada para que sea leída por un público joven, sería una buena idea que el nombre fuera fácil de recordar y de escribir. En mi experiencia personal, contando Raruto y 5 elementos he tenido que poner nombre a decenas de personajes (seguramente más de 100) y cada uno de ellos es un intento de que éste sea recordado por una gran mayoría de lectores. A veces queremos ser más profundos y hacerlos más trascendentales, como es el caso del personaje Ken Válbrandur. Sin embargo, a pesar de las muchísimas veces que aparece esa apellido en el manga, he podido comprobar que los lectores más jóvenes tienen dificultades para pronunciarlo y muchos más para escribirlo. Por otro lado, otros nombres como Lluvia o Matarratas son tremendamente efectivos, fáciles de recordar y aportan carisma a los personajes que los llevan.



2. El estereotipo: ni lo calques ni huyas de él. Resulta muy complicado (aunque no imposible) que elabores un personaje que no encaje en un estereotipo que ya existe. Es cierto que los estereotipos demasiado "calcados" huelen desde mucha distancia. En la imagen de arriba, de Pokémon, incluso sin haber visto un sólo capítulo uno puede adivinar casi con exactitud la personalidad de cada personaje que aparece en la imagen. Pero también es cierto que muchos autores le tienen tanto miedo a crear un personaje estereotipado que por culpa de eso crean un sinsentido, una mezcla extraña de diferentes personalidades que hacen que el personaje no acabe de estar bien definido a ojos del lector. Los estereotipos pueden ir aumentando el matices a medida que se aumenta la dificultad del guión, y puedes crear personajes realmente interesantes partiendo de estereotipos.

Un estereotipo que se me ocurre, el más fácil de reconocer, es el del héroe Shonen. Si comparamos a Luffy, a Son Goku y a Naruto podemos encontrar una gran cantidad de elementos comunes. Estos héroes tienen una mezcla entre inocencia y astucia, son muy fuertes, inspiran confianza a cualquiera que les conozca, tienen un poder especial, son muy glotones y no se lo piensan dos veces si pueden ayudar a alguien en apuros. Además, si vamos más lejos, los tres personajes utilizan un código de colores similar que combina cuatro colores: rojizo, amarillo, negro y azul.

Sin embargo, cada uno de estos personajes ha sido llevado hasta tal punto que los tres han adquirido rasgos en su psicología que les convierten en personajes con carisma y personalidad. Al final, lo importante es que el personaje esté bien definido y que su psicología interese a los lectores.



3. Trabaja los pequeños detalles. Suelen decir que los pequeños detalles al final pesan más que los grandes. Aquí es donde podría estar la clave para poder matizar un estereotipo y convertirlo en algo original. Un pequeño detalle sin importancia podría hacer que tu personaje llamara más la atención. Cosas que a veces no se nos pasan por la cabeza como ponerle pecas, quitarle un ojo, ponerle muletas, hacer que sea alérgico a los tomates, que tenga miedo de los animales... incluso se han registrado casos más absurdos como hacer un gato robot sin orejas (Doraemon), ponerle una palmera en la cabeza (Director Kuno, de Ranma) o ponerle cola (Son Goku). Los detalles pueden ser visibles o estar en la personalidad, así que las posibilidades son infinitas.

¿Os ha surgido alguna idea para mejorar a vuestros personajes?

Lecciones relacionadas:

5 comentarios:

  1. Yo lo que hago siempre es que dejo el nombre para lo último. Lo principal es primero tener bien claro el concepto del personaje, su personalidad (aunque sea básica), y su aspecto, y ya a partir de ahí le buscas un nombre que le quede bien.
    Muy buena guía. Totalmente de acuerdo con los puntos 2 y 3 >w<

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. La verdad en lo de crear personajes nunca he tenido problema, me gusta.
    Luego ya lo de ponerle nombre *cof* la mayoría lo consigue pronto pero justo ahora, viva la casualidad, me pillan buscando nombre para una... sólo una, y mira que da la lata XD

    ResponderEliminar
  3. Lo del nombre me cuesta bastante, no tanto para los secundarios como para los protas, porque me exijo a mí mismo que sus nombres me cautiven.
    Curiosamente, el apellido de Sid (Glover), que me encanta, me salió en el justo momento de hacer la ficha para el SAS, aunque el personaje y la historia ya estaban totalmente pensados para entonces xDDD

    ResponderEliminar
  4. La verdad esto me ayuda mucho pues me anima para mejorar a los personajes tanto principales como a los secundarios intentare leer sus publicaciones a mi lo que se me dificultaba era la personalidad de personajes (que no sean el principal) pero gracias a esta publicacion ahora se como mejorarlas gracias :D

    ResponderEliminar

# No escribas algo que no esté relacionado con la noticia
# Expresa tus opiniones, pero de forma educada y respetuosa
# Escribe correctamente para que todos puedan entenderte